Cómo lanzar una maldicion a alguien

Cómo lanzar una maldición a una persona.

Vamos aprender a lanzar una maldición contra una persona que previamente nos haya atacado y echado mal de ojo o negatividad.
Debemos tener mucho cuidado al lanzar este tipo de ataques porque sólo podemos utilizarlo contra personas malignas y que sepamos a ciencia cierta que primero nos han atacado a nosotros.

Si utilizamos esta técnica contra personas buenas, contra seres de luz benignos los efectos de esta maldición se nos devolverá multiplicado por 1.000 contra nosotros y será prácticamente imposible darle la vuelta a la maldición, por tanto debemos asegurarnos de que primeramente hemos sido atacados por seres malignos que utilizan la magia negra y el mal de ojo para dañar a las personas.

Para realizar la maldición necesitaremos:

  • – Cenizas de carbón mineral.
  • – 4 alfileres de cabeza roja.
  • – Una foto de la persona a la que queramos lanzar la maldición.
  • – 4 Velas negras.
  • – Cerillas de madera.
  • – Papel de plata.
Como Lanzar maldiciones para enemigos

Como Lanzar maldiciones para enemigos

Para que la maldición surga el efecto deseado y sea más poderosa debemos escoger a una noche tormentosa para realizarla, de esta manera aprovecharemos toda la mala energía y la carga negativa que suele darse en estas boches y nuestra maldición será infalible.

Cómo realizar la maldición:

Una noche con tormenta escogeremos una habitación y entraremos con todos los materiales que necesitemos.

Una vez dentro sellaremos la puerta con cenizas de carbón mineral y a continuación en el centro de la habitación dibujaremos con las cenizas de carbón un círculo que nos servirá como altar. El círculo debe ser lo suficientemente grande para que quepamos nosotros y el resto de materiales.

A continuación ponemos en el centro del círculo la foto de la persona a la que queremos echar la maldición.
Distribuimos las 4 velas negras una arriba y otra abajo de la foto, otra en el lado izquierdo y otra en el lado derecho de la fotografía de la persona.
Ahora con cerillas de madera encenderemos las cuatro velas negras y a continuación nos pondremos de rodillas con los brazos extendidos y debemos recitar la siguiente oración en voz alta y con los ojos cerrados(No debemos jamás abrirlos):

“Al día de hoy todos aprenderán,
a no maldecir mi vida, mi espíritu ni mi ser,
al día de hoy yo neutralizo el mal sobre mí y
reparto esta maldición para
(DECIR EL NOMBRE DE LA PERSONA)”,
que así sea y así se cumpla”.

Ahora seguiremos de rodillas y visualizaremos mentalmente a la persona a la que le vamos a echar la maldición.
Vamos estar durante cinco minutos visualizando la persona hasta que esté nítidamente en nuestra mente.

Pasados los cinco minutos cogeremos los cuatro alfileres y clavaremos cada uno en una vela distinta.
Ahora salimos del altar y en la misma habitación esperamos hasta justo se vayan a consumir totalmente las velas.
Antes de que se consuman las velas cogeremos la foto y la quemaremos.
Una vez hayamos quemado la foto con el fuego de las velas negras, apagaremos las velas una a una soplando y pondremos la cera restante, los cuatro alfileres y las cenizas de la foto dentro del papel de plata.

El papel de plata con todos los restos de nuestro ritual para echar una maldición debemos llevarlo a un lugar en la montaña y enterrarlo, de esta manera activaremos definitivamente la maldición y a la vez enterraremos a la persona para siempre.
Debemos ser  conscientes de que a partir de este momento ya no hay vuelta atrás y la maldición ya está echada y no podremos pararla.

Articulos Relacionados

Comments are closed.