Ritual de protección contra seres y demonios del bajo astral

Protección contra seres, demonios y energías oscuras del bajo astral.

Con este poderoso ritual de protección, podremos estar seguros y protegidos de energías oscuras, seres y demonios provenientes del bajo astral, para que toda esa energía oscura, maldad y negatividad no pueda afectarnos en nuestro plano astral de ninguna manera.

Materiales necesarios:

  • – 1 Barquito de madera pequeño.
  • – 1 Hoja de papel.
  • – 1 Lapiz.
  • – 1 Rotulador negro.
  • – 1 Bolsita de tela negra.
  • – Una cinta de tela blanca.

Cómo preparar la protección correctamente:

Primeramente con un lápiz en una hoja en blanco de papel escribiremos la siguiente petición de protección a Dios:

“Dios, nuestro Señor, omnipotente, creador del universo y de todos los ejércitos celestiales, defiéndeme en la batalla contra el mal y sé mi amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio, Yo imploro a tu Poder Divino, para que eches a Satanás, a los espíritus malignos, y a todas las alma malignas que deambulan por todo el bajo astral al mismo infierno, Dios, nuestro señor, protégeme y acógeme en el seno de tu trono celestial , Amén”;

Después doblaremos el folio en cuatro trozos y en la parte de arriba dibujaremos una cruz con un rotulador negro.
El folio a continuación lo colocamos dentro de una bolsita de tela negra y la cerramos bien.

Una vez hayamos sellado correctamente la bolsa debemos colocarla dentro del barquito de madera.
Con la ayuda de la cinta de tela blanca ataremos la bolsa al barquito para que quede bien sujeta.

Un domingo por la mañana nos dirigiremos hacia la playa o un río.
Tiene que ser un domingo ya que fue el día en que se consagró Dios, día de su resurrección y el día que venció a la muerte, el día en que subió los cielos para observar y juzgar a todos los seres del universo.

Antes de las 12 de la mañana colocaremos el barquito en la orilla de un río o de la playa y lo empujaremos con la mano izquierda.
No debemos preocuparnos y si navega bien o no.

Es un acto en el que simbolizamos como todo el mal se aleja de nuestra vida, como todos los seres del bajo astral y demás demonios se difuminan para siempre y nos volvemos intocables para ellos con la protección de Dios creador nuestro señor.

Una vez hemos dejado el barquito en el agua, daremos 7 pasos hacia atrás.
A continuación miramos fijamente el barquito y pronunciamos en voz alta:

“El mal se aleja de mí, Dios me protege, me cuida y guía mi alma, hasta el día de mi ascensión a su lado en el cielo”;

Nos santigüamos 3 veces y abandonamos el lugar.

Nuestra protección ha empezado y día a día nos iremos volviendo inmunes, invisibles e intocables para las fuerzas del mal que viven en el bajo astral junto con los demonios y otras almas en pena.

Consultas telefónicas a los mejores videntes:

Articulos Relacionados