Ritual con velas contra el mal de ojo

Ritos con velas contra el mal de ojo.

Vamos a realizar un ritual de limpieza para neutralizar el mal de ojo que consta de dos partes, una limpieza del hogar y otra limpieza del cuerpo astral o espiritual.

Es muy importante realizar correctamente las dos limpiezas porque si quedan restos del mal de ojo en el hogar o en el cuerpo astral  de la persona afectada, la limpieza no se realizará correctamente y no podremos neutralizar el efecto del mal de ojo.

Para  realizar la limpieza del hogar donde vive la persona que sufre el mal de ojo, vamos a utilizar cuatro velas blancas que son las velas indicadas para la protección y la limpieza espiritual de la casa.

También utilizaremos dos velas de color gris que son las que nos devolverán el equilibrio espiritual y astral a nuestro hogar.

Ritual con velas contra el mal de ojo

Ritual con velas contra el mal de ojo

Primera parte, limpiar nuestro hogar para eliminar el mal de ojo:

Necesitaremos los siguientes materiales:

  • – Cuatro velas blancas.
  • – Dos velas de color gris.
  • – Sal fina.
  • – Un cuenco con agua mineral y 20 gotas de agua bendita.
  • – Una estampa de San Cipriano.

Ahora procederemos empezar la limpieza:

Esta limpieza la realizaremos en la habitación donde duerme la persona afectada por el mal de ojo, no es necesario limpiar por toda la casa, sólo con limpiar de forma correcta y efectiva el dormitorio de la persona afectada, el mal de ojo desaparecerá de toda la casa, para ello una hora antes de empezar abriremos las ventanas para que la habitación quede completamente ventilada y fresca.

Esta limpieza la puede realizar tanto la persona afectada como un familiar directo que viva en la misma casa.
Cogeremos el cuenco con agua mineral y echaremos las 20 gotas de agua bendita y durante cinco minutos con la mano izquierda removemos bien el agua.
Pasados los cinco minutos procederemos a dibujar con esta agua un círculo en el centro de la habitación lo suficientemente grande para que quepa una persona.
Una vez realizado el círculo con el agua bendita lo cubriremos perfectamente con sal marina para que la protección sea fuerte y eficaz.
A continuación pondremos las cuatro velas blancas repartidas de la siguiente manera:
Una en la parte de arriba del círculo, una en la parte de abajo, una a la derecha y otra en la parte izquierda del círculo.
Una vez colocadas las velas blancas cogeremos la estampa de San Cipriano y la colocaremos en la parte de arriba del círculo en el centro y encenderemos las cuatro velas blancas.
Ahora nos pondremos de rodillas, cerraremos los ojos y nos colocaremos en forma de plegaria para realizar la siguiente oración y súplica:

“San Cipriano, a tí te suplico gran padre protector, que intercedas por nosotros y alejes a todos los seres que están aliados con el malvado realizando hechizos, rituales y conjuros de posesión y ataque, a tí San Cipriano te imploro, que nos libres de los males del cuerpo, el espíritu y el alma y que bendigas y purifiqués también nuestro hogar, defiéndeme a mí y a los míos, San Cipriano gran padre protector y siervo predilecto del señor”.

 

Ahora haremos la señal de la cruz cuatro veces, y a continuación mojaremos el dedo índice de la mano derecha en el agua bendita y haremos la señal de la cruz en la frente una vez.
Ahora cogeremos las dos velas de color gris y las pondremos en el centro del círculo, las encenderemos y dejaremos que tanto las velas grises como las blancas se consuman durante toda la noche.
Salimos de la habitación y cerramos de la puerta. Es muy importante que nadie entre en esa habitación ya que durante toda la noche seguirá el proceso de limpieza, protección y equilibrio del hogar y eliminación total del mal de ojo de toda la casa.

Mientras la primera parte se está realizando ahora procederemos a la segunda parte, la limpieza del cuerpo astral y espiritual de la persona afectada por el mal de ojo.

Para realizar esta limpieza necesitaremos los siguientes materiales:

  • – 1 sahumador de barro.
  • – Una mezcla de las siguientes hierbas: Ruda, belladona, menta y angélica.
  • – Carbón vegetal.
  • – Una estampa de San Cipriano.

Cómo realizar la limpieza de la persona afectada por el mal de ojo:

En el caso de ser nosotros mismos lo tendrá que realizar una tercera persona, a poder ser un familiar directo.

Antes de empezar la limpieza la persona afectada deberá sostener en su mano izquierda una estampa de San Cipriano.

Para empezar a realizar la limpieza contra el mal de ojo, primero mezclaremos las cuatro hierbas y a continuación colocaremos en el sahumador un carbón vegetal prendido y la mezcla de las hierbas sobre él.

Ahora pasaremos el sahumador desde los pies a la cabeza muy lentamente por toda la persona afectada y seguiremos realizando este proceso durante 5 minutos, de forma muy lenta y progresiva.

Pasados los cinco minutos seguiremos pasando el sahumador por todo el cuerpo de la persona afectada por el mal de ojo y esta persona deberá realizar en voz alta la siguiente oración:

“A tí San Cipriano, gran padre protector de todas las almas del señor, a tí te ruego, que libres mi alma mi espíritu y mi ser del ataque del maligno, yo me entrego a tí y al señor, al Dios todopoderoso, y renunció al maligno para entregar mi alma al señor, a tí San Cipriano te ruego que purifiqués mi ser y mi alma del ataque del mal según la ley del señor, por Jesucristo Nuestro Señor, amén.”

A continuación el afectado debe realizar la señal de la cruz con la mano izquierda seis veces.
Una vez acabado este proceso ya habremos realizado una limpieza muy completa y duradera de nuestro hogar, del espíritu y el cuerpo astral de la persona afectada y habremos logrado una eliminación total del mal de ojo.

A la mañana siguiente cogeremos todos los restos de las velas y los hecharemos en un basurero al menos tres calles alejado de nuestro hogar.

Articulos Relacionados

Comments are closed.